-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 6 de junio de 2012

Dedicado

Lo que publico está dedicado.               
A quien sienta algo como lo que quiero describir.  



Hay veces que llueve con saña.
Hay veces que parece que nada tiene sentido, salvo el sinsentido. Hay veces que la euforia del colectivo no oculta la soledad de alguno de sus integrantes, que la virtualidad no sustituye la realidad.

Hay veces que los arranques desde lo más hondo quedan plasmados en una pantalla y parecen dejar de ser sentimientos para convertirse en archivo informático.

Hay veces que la historia parece quedar borrada por las sucesivas oleadas de novedades, que lo que ayer fue grande hoy solo es pasado y que lo único que nos motiva es el futuro.

Son veces en que pedimos al cielo una tempestad, vientos huracanados azotando con miríadas de gotas que destruyan y se lleven todo ese absurdo bagaje de sentimientos que acumulamos y que parece solo estorbar.

Siempre escampa.
 Los pájaros vuelven a transitar libres por el cielo de la esperanza y nuestra visión, ya no distorsionada, nos permite apreciar con claridad y valorar en su medida aquello que hemos sido capaces de crear. Que el archivo informático conserva el sentimiento, que aquello que empezó siendo virtual es hoy parte de la realidad.
 Se busca en inglés se dice wanted, que en castellano quiere decir QUERIDO. Y eso es lo que esta pandilla de jueveros pelmazos queremos decir.

Y, tomando palabras de Sindel (que me cuenta tomó de Saramago):


Dentro de nosotros mismos
hay algo que no tiene nombre
y eso es lo que realmente somos.


Y añado, ese algo es lo que trasmitimos, lo que genera que seamos queridos.

9 comentarios:

Sindel dijo...

Es hermoso Juan Carlos, seguramente estas palabras llegarán adonde esperamos.
Un abrazo enorme.

Liwk dijo...

Ay, Juan Carlos, eres un jueves.
Ha sido un verdadero gusto leer esta entrada.
Un beso.

Juji dijo...

Mi querido amigo, eres puro sentimiento. Me voy para nuestro rincón informático para hablarte... Allí no leeremos y si es necesario, abrazaremos en la distancia a quien lo necesite.
Un fuerte y aunténtico beso.

San dijo...

Llegan tus palabras dedicadas Juan Carlos, seguro que llegan hasta el corazón de quien las lee, unos y otros las sentimos y las firmamos, ya no es solo virtual lo que va creciendo, hay un algo más detrás de un teclado y una pantalla.
Mi cariño para el que escribe y el que lo lee.

Leonor dijo...

Cuánta razón tienes Querido Juan Carlos, a veces necesitamos arrancarnos de dentro todos esos sentimientos que nos oprimen, a veces dolorosos y otras veces porque necesitamos trasmitir también los momentos de gozo. Y todo eso lo sabemos los jueveros que nos apoyamos los unos en los otros. Un beso.

Gloria dijo...

Con esta dedicatoria y estas palabras engarzadas de realidad imposible no seguirte.
Casualemnte descubrí el blog y bienveniso sea, saludos desde Tenerife y te dejo enlace del mio por si quieres conocerlo, será un placer.
http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

Teresa Oteo dijo...

Claro que llegarán, TIENEN QUE LLEGAR...
Un beso.

G a b y* dijo...

Cómo no entenderte Juan Carlos? Creo que por algo estamos acá, una necesidad nos motiva, un aletazo nos empuja, la cadena se va componiendo de corazones que palpitan, cada uno a su ritmo, pero con el mismo afán.
Somos reales, a pesar de la pantalla que media, y cada palabra recibida es un estímulo. Por eso, expresar lo que piensas y sientes, de este modo claro y certero, no puede más que llegar a donde tiene que llegar. Eso esperamos quienes desde acá nos tendemos la mano y enhebramos sentires.
Un beso al vuelo:
Gaby*

Tyrma dijo...

Cuéntame lo que quieras, pero cuéntame algo, Juan Carlos.
Y cuéntamelo de la misma forma que lo has hecho hoy, desde dentro, imprimiéndole sentir a la palabra…bellísimo texto, por cierto.
Tú ve contando que yo iré leyendo.
Un abrazo desde la ventana.