-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

jueves, 22 de marzo de 2012

Este jueves, un déjà vu


Esta semana, además de mezclar arte, recopila "déjà vues" Carmen Andújar.




INDEFENSO ANTE EL DESTINO

Todo había salido a pedir de boca, como confirmaba esta prometedora invitación para subir a tomar una copa a su apartamento.

Una inexplicable inquietud distorsionaba el momento. Aquel salón que le resultaba familiar aunque era imposible, nunca antes había estado en ese barrio.


Le llamó la atención un libro de la estantería, letras blancas sobre lomo burdeos: “Indefenso ante el destino” Sintió que alguna vez había visto ese libro y, tal como ahora, su atención había cambiado para ver aproximarse grácilmente a esa mujer vestida solo con una camisa azul celeste, cerrada por un único botón a la altura del ombligo y unas braguitas en rosa pálido.


Y como él esperaba, ella desanudó su corbata, sintió como el sedoso tejido en torno a su cuello y un apretón, con el notó como si la luz se exaltara, para irse difuminando lentamente, hasta desaparecer.

23 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

La clave en el título del libro, indefenso ante la "pequeña muerte", un chispazo, sensualidad, una promesa este microrelato que puede continuar del dejà vu, al...
me quedo con ganas Juan Carlos.
Besitoooooos.

Neogeminis dijo...

Todo un dèjá vu que merece vivirse! ejjejee...sensual y misterioso, como debe ser.

Un abrazo.

San dijo...

Una invitación, un saber sin haber sentido, un tal vez y ahora toca un continuar. Corto e intenso.
Un abrazo.

Verónica Marsá dijo...

Joroba! Pues sí que estaba condenado de antemano y encima lo sabía??? Una reencarnación para tontos sufría el pobre hombre???

Hijo, te ha rondado doña inspiración! Muy bueno. Genial.

Besito, chicos.

Carmen Andújar dijo...

Poético relato, con un final un poco abierto para pensar. Quizás como creía que había estado y si había vivido la situación, tenía que haber previsto como acabaría.
Un abrazo

Atalanta dijo...

Dura condena la de ese pobre hombre, con los años que paso en la India practicando la técnica del sexo tántrico, placer que esa monumental mujer nunca podrá disfrutar

Juan Carlos las braguitas rosa palo, como me has dejado.


jajajajajajaja!!!!

Besos...besos...besos?

rosa_desastre dijo...

Pero chiquillo, que se puede esperar de una mujer que lleva braguitas rosa!!
Ahora en serio, amigo, debe ser angustioso caminar hacia la muerte a sabiendas.
Un besazo.

G a b y* dijo...

Hola Juan Carlos! Pues... qué tema cuando el destino ya nos tiene entre sus redes y de antemano nos anuncia que nos hallamos indefensos. No deja más opción que entregarse y dejarse llevar, o, como bien dices al final, difuminarse lentamente hasta desaparecer.
Besos al vuelo y gracias por tus palabras!
Buen jueves compartido!
Gaby*

gustavo dijo...

también contigo he de decir que mecaguenrusiaaa
ya está bien, demonios...yo que no he sido capaz de dar con algo deciente por que me resultaba difícil el reto...y hala, otro que va y encuentra una solución al reto de carmen de una manera...estupenda
magistral
y así...
ah, llevas dos jueves cortos pero más que intensos, intensos en cuanto a bonitos y así..
medio beso...

Cristina Piñar dijo...

El título del libro no podía ser más premonitorio... Un relato corto y entretenido, que se lee fácilmente. Ya se sabe, a veces lo bueno, si breve, dos veces bueno. Un beso.

Pepe dijo...

juan Carlos: ¿Te acuerdas cuando escribimos sobre la pequeña muerte?.
Ese dèjá vu pese a lo que parece traslucirse de tu relato, abre una puerta a la esperanza. Si siente que ya vivió con anterioridad esa situación... ¿quién dice que no volverá a vivirla de nuevo?. A lo mejor el lazo sólo queda apretado hasta el justo límite. Hay insconscientes que juegan a eso encontrando en ese filo de la navaja, el placer sexual, porque ya sabes, hay gente pa tó.
Un abrazo.

Manuel dijo...

Un deseado dejá vu, lastima que entre la percepcion no incluyó el apreton final.
¿rosa palo? ¿un toque kitsch) jajajaja

Un abrazo

Juji dijo...

Corto. Intenso. Buenísimo. Aunque te deja un poco triste, no, más bien, desconcertado... ¿la pasión es su muerte?, ¿su muerte es por pasión? El título, genial.
Un cálido abrazo.

El Alma de Venus dijo...

Incitante,y apasionado d´já vu,me gusta como describes al hombre sabiendo su final,
pero entregandose a sentir, aunque tanto tiempo aprendiendo tecnicas de sexo, para quedarse con las ganas jajjja , pobre.
perdona mi tardanza, no he podido entrar a leeros hasta hoy, pero esta siendo toda una lección para mi, gracias amigo....Besos Lucia.

Maria Liberona dijo...

jajaja... que deja vu más intenso e inquietante eeee...pero confieso que me quede con ganas de leer un poco más, no pensé que terminaría tan abruptamente la historia...

Encarni dijo...

Un dèjá vu un poco cosmico por lo de la luz, y prometedor; nadie puede resistirse a esa camisa azul celeste combinada con unas braguitas en rosa pálido, y ese único botón... :)

Un abrazo.

Sindel dijo...

Un deja vu inquietante que no deja entrever al protagonista el final que le espera. A veces los deseos nos ciegan, y no vemos el peligro que puede haber detrás de ellos.
Un abrazo.

Loquita Diplomada dijo...

Hola Juan Carlos, muy inquietante tu relato, sobre todo para él que de alguna manera ya sabía lo que le esperaba.
Gracias por tu comentario, un gusto leerte.
Saludos y hasta el próximo jueves de relatos.
Jime

Carol dijo...

Magistral, corto pero intenso hasta el final...del pobre iluso.

Aunque con un poco de suerte tal vez salga de esta historia vivo.

Un abrazo.

Gastón Avale dijo...

amigo... sin dudas sentí esa misma sensación... de ir a mi biblioteca y ponerme a leer un libro que ya había leído mucho tiempo atrás... :D jeje... un abrazo! muy buen relato!

maria jose moreno dijo...

anda que no te lo montas bien querido amigo jajaja las braguetas rosas, la camisa desabrochada y ese libro antesala de lo que ya sabe que va a venir.
Bueno, muy bueno.
Besos

Medea dijo...

Esto no es un dejá vu lo mío quiero decir, yo he estado aquí y te he comentado, te he comentado incluso lo de las braguitas rosa palo que leía todo el mundo, (Manolo entre ellos)en vez de rosa claro, había leído incluso los comentarios, iba detrás de manolo…¿Sabes “que te cuento”? que me voy al portátil te comenté desde allí, a ver qué pasó y vuelvo. Mientras tanto un beso amigo.

Medea dijo...

Ya sabía yo que lo había hecho y no era un dejá vu.
Aquí estaba en un fichero en el cual lo puse cuando algo me interrumpió

Rosa palo?? no…vuelvo a leer ¿os ha dado por el rosa palo? no, no, he vuelto a leer es rosa claro jeje, y digo yo, ¿Qué le importará a este pobre el color de las braguitas si lo que tenía que haber hecho, era salir corriendo de ahí? solo tuvo medio dejá vu, lástima no hubiera sido una premonición entera, una de esas en las que un palpito te hace salir corriendo.
Dicen que lo breve si bueno, es doblemente bueno. ¿te estás haciendo experto en micro?
Siempre gratamente sorprendida. Un beso grande amigo.