-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 14 de marzo de 2012

Este jueves ..... ¡¡¡AL CINE!!!



El encuentro semanal trata de cine, diferentes películas en la multisala del Mundo de Neo.
Para acompañar la lectura, una bonita canción que viene a cuento:



The end – fin – fine –  終了- fin (esta vez con acento francés). Caracteres que llenan la pantalla y marcan para Quino el principio del final de la película. Seguirá prendido y prendado a y de la pantalla el resto de la cinta mientras sufre la mutación. Hoy pasará de ser un genial detective en el brumoso Londres victoriano a ese profesor de ética que debe llegar pronto a casa para aprovechar las escasas horas de sueño que le quedan.

Porque a las 9,00 estará, como cada día y como un reloj suizo (o japonés), entrando en el Instituto para poner en práctica la técnica que aprendió para educar e inculcar valores a esa pandilla de adolescentes que a buen seguro se ríen de él.

Igual que a las 17,30 estará, como cada día y como un reloj japonés (o suizo), entrando en el multicine para primero encarnarse en piloto de carreras, luego en espía y finalmente en seductor . ¿O pirata?

Es igual, estará puntualmente allí, sobre esa silla de ruedas eléctrica que a veces conduce imaginando que es Han Solo a bordo del Halcón Milenario.

29 comentarios:

Neogeminis dijo...

Es que el cine ha sido desde siempre no sólo lugar de entretenimiento y evasión, sino el medio más eficaz para hacernos soñar despiertos!

Un emotivo relato, Juan Carlos.

un abrazo

mariajesusparadela dijo...

Entro en tu blog por primera vez y agradezco a Neo y a los jueves que hayan sido el maravilloso hilo conductor.

Verónica Marsá dijo...

Soñar es barato y prometedor, a no ser que el mismo sueño te sorprenda... ver películas es otra forma de introducirse en otros mundos, de ser el super, de tener poderes extra y de vivir a todo color. Cuando el 4D nos envuelva y vivamos dentro de la película, verás qué maravilla.

Muy bonito, compañero. Me dejó una sonrisa por él, por Quino y su silla.

Beso a los dos.

Cecy dijo...

Lo nombras a Quino y se me llena de emoción el recuerdo de cuanto el me hizo soñar...Soñar, despierto o dormido, nuestra propia película es una buena manera de tomar la vida, sin evadirse demasiado pero enseñando a otros pensando que somos ese profesor, o quizás ese maestro que pones a principio de tu texto. Película que creo todos llevamos en nuestro corazones.

Un abrazo!

José Vte. dijo...

Cuando se apagan las luces del cine, uno se convierte en el protagonista de cientos de vidas. No hay complejos, no hay obstáculos, no hay barreras, es la magia del cine, nada ni nadie puede impedir que uno se sienta libre esa hora y media de mágica ilusión.

Un abrazo

rosa_desastre dijo...

Asi la vida nunca se acaba, maquillar la realidad y ser en cada instante protagonista de los sueños.
Vivir entre luces las sombras cotidianas y poner (esta vez con acento andalú ) el fin a las barreras.
Un beso

Wendy dijo...

Hola Juan Carlos:
Debuto en vuestras líneas, tras vuestra visita a mi eurovisivo blog, y veo que el protagonista de vuestro relato descubre realidades tan diversas siendo puntual como reloj ( suizo, que es mas eurovisivo) en esos templos del invento de los hermanos Lumiere.
Besos
Wendy

Gastón Avale dijo...

amigo sin dudas... hay que estar a tiempo como un relojito para no perderse nada :D jeje... la música sin dudas hizo que el relato sea mejor... mientras comento sigo escuchando el tema... es muy bueno! un abrazo!

Matices dijo...

Es cierto, el cine tiene el poder de envolvernos en un mundo ensoñador... y aunque después siempre está la realidad, todo se ve mejor cuando uno tiene el poder de disfrutar esos pequeños momentos... Yo siempre voy justa de tiempo. Me encantó la música.

Besos

Natàlia Tàrraco dijo...

Quino, del griego kiné, movimiento, y del griego grafós, imagen, o sea, más o menos, imagen en movimiento, cine.
Buen nombre para este denodado amante del cine, vividor de pelis hasta meterse en ellas de cabeza. Soñador de sueños, la linterna mágica le fascinó y supo transmitirlo, se nota cuando las cosas se sienten, claudicarán los adolescentes ante sus guiones, eso espero.
Reloj puntual, suizo o japonés, mejor lo último, buen cine el japonés, Quino se adapta a los tiempos, al multicine, mejor más pelis.
En silla de ruedas pilota aviones, cabalga praderas, caza halcones malteses.
Relato de un amor verdadero que dura años, no como los finales de algunas películas. Muy buen argumento Juan Carlos, besito en cinemascope y tecnicolor.

RECOMENZAR dijo...

Te encontré en lo de Ceci Simona me gustoó lo que digiste y te vine a conocer

Cristina Piñar dijo...

Un breve, pero a la vez intenso relato, que nos trasmite a la perfección las bodades del llamado séptimo arte, que nos permite soñar e imaginar otros mundos, otras vivencias, otras sensaciones, meternos en la piel de múltiples personajes y adentrarnos en sus propias vidas. Me ha gustado mucho. Un beso.

Any dijo...

El cine lo libera de esa silla y lo ayuda a soñar con otras realidades mucho menos duras que la propia. Por un rato al menos.
Me gustó como expresaste la idea en pocas palabras
un abrazo

Carmen Andújar dijo...

La imaginación es una de las cosas que se ha perdido bastante, ahora nos lo dan todo tan hecho que incluso nos dan la imaginación. ¿Quien no ha soñado transformarse en el protagonista de su película favorita? Seguro que muchos de nosotros, como a tu protagonista.
La imaginación es lo más bonito que hay.
Un abrazo

Pepe dijo...

Momento mágico. Cita obligada con el cine para escapar de su realidad cotidiana, oportunidad de soñar, de vivir otras vidas, de sentirse más libre y distinto, lejos de su rutina diaria.
Me ha encantado tu relato, Juan Carlos.
Un abrazo.

Atalanta dijo...

El mágico poder mimetizador del CINE, como se nota que somos coetáneos querido Juan Carlos.

Cuanto le debe nuestra generación al cine.

Relato cargado de sensibilidad.

Besos cinefilos

Isabel Barceló Chico dijo...

El cine, como la literatura, nos permite vivir muchas vidas y realizar muchos de nuestros sueños. Bienvenida sea esa oscuridad en la que se nos despierta el alma. Un abrazo, querido amigo.

Ana O dijo...

Que lindo refugio que ofrece el cine!

Inma Brujis dijo...

Seguro que todos los días se olvida de su silla cuando entra en el cine y es el prota de la peli.
Deja volar su fantasía para de vez en cuando evadirse de su cruda realidad.
besosssssssssss

Encarni dijo...

Es fantástico poder tener otras vidas gracias al cine, puede durar el tiempo que dura la pelicula pero merece la pena :)

Un abrazo.

Maria Liberona dijo...

el cine es magia, fantasía, imaginación, locura y también realidad...

maria jose moreno dijo...

Todos hemos sido alguien distinto gracias al cine. Un camino infinito de posibilidades. Muy bueno Juan Carlos. besitos

Manuel dijo...

El buen cine es como el buen libro, nos mete en la piel del protagonista aunque en el fondo sepamos que es una ilusion.
Un abrazo

Ceci dijo...

Me gusta J. Carlos como trasmites en pocas palabras la emoción y toda la constelación de sentimientos como ternura, pena contenidos en un espacio de tiempo relativamente corto, como si el dia se dividiera en dos, la parte de la realidad pura y la del sueño, la fantasía.
Muy emotivo relato este de tu personaje Quino, (me gustó que fuera profesor de ética)
Te mando un fuerte abrazo

San dijo...

En poquitas palabras muestras el amor al cine y la necesidad de escapar de la rutina, puntual hasta el extremo, así no hay forma de perder un solo detalle de esas muchas vidas que sentado en un sillón vive.
Me gustó mucho.
Un abrazo Juan Carlos.

Sindel dijo...

Se puede vivir mil vidas de la mano de las fantasías que nos trae la pantalla, acompañar a los personajes, sentir emociones diferentes y soñar.
Me encantó este relato porque muestra en pocas palabras la magia que tiene el cine sobre la vida de otros.
Un besote

gustavo dijo...

hay más de un guiño, creo, en esta brevedad de texto...de repente me acuerdo de esta: japonés (o suizo), para luego decir: suizo (o japonés). si tuviera que analizar esto al viejo estilo, al estilo de cuando comentábamos poesía de góngora o similares...yo diría que aquí hay una clave para entender, que se entiende a la perfección, el texto...no, la palabra clave no es la adecuada..es un guiño, como arriba decía...
algún comentario he leído y dice que breve pero que espera que remiro...aja, así dice any, por ejemplo:Me gustó como expresaste la idea en pocas palabras.
considero que es difícil llegar, no, dar con las freses justas para llegar al lector..tú, desde luego, lo has conseguido.
medio beso, juan carlos.

CAS dijo...

Para algunos es "luz, cámara, acción!"
Para otros, alcanza con que se apague la luz....

Besos!

Juji dijo...

Te cuento que... ya estoy aquí, que tu escrito me ha encantado y... Que te he traído un regalo de las Vegas :)
Besos!