-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 24 de agosto de 2011

Los ciegos también escriben




Prefiero escribir en mi máquina braille que en el ordenador.


Escribo. Describo. Un águila que vigila desde el cielo y de repente inicia un picado que parece suicida hacia el agostado campo para atrapar un huidizo conejo que siempre supo que cualquier día podía ser el último y por eso era huidizo, zigzagueante, aún sabiendo que nada de ello valdría si el águila le descubría en campo abierto, como en ese instante en que, entre las garras del águila, se convulsiona en la angustia previa a la rendición.

Javi me pregunta como escribo lo que nunca he visto.

Veo un águila, plumas pardas de dureza y resistencia, flotando bien a favor, bien en contra del viento, como cuando éste arrecia y me muevo con o contra él. Adquiriendo una velocidad vertiginosa, de esa que levanta aire; frente a un campo amarillo de finales de agosto, vestido de amarillo áspero. Un conejo, nervio, tensión; en zigzag, dribling en carrera. El miedo, la angustia ante la muerte inminente.

No lo veo con mis ojos, lo veo en mi mente, con mi corazón.

Volviendo al inicio ¿Sabéis porque prefiero usar la máquina braille?

Prefiero pulsar con la fuerza de mis ideas esas siete palancas que deslizar mis dedos sobre el teclado diseñando pausadamente un texto.

Pero más, lo prefiero por el resultado.

Vosotros leéis por la vista y no creo que las palabras entren con la misma calidez, con la misma sensación desde la distancia de la vista que cuando la tocas, que cuando llegan, entran, contactando directamente con la piel.


Más escritores ciegos en el nuevo sitio de Gus.
LOS CIEGOS TAMBIEN ESCRIBEN

lunes, 15 de agosto de 2011

Una de escoba


Tras haber estado tantos años, toda la vida, barriendo hasta eliminar cualquier pelusa, el último grano de arena, la mínima mota de polvo, cuando contempló el resultado, se dio cuenta que había más de si misma en el recogedor que en la propia estancia.

sábado, 13 de agosto de 2011

Convocatoria literaria: Este jueves ... Tema doble

Pues resulta que tenía ya pensado el tema de mi última convocatoria de jueves, y hablo de ello con Gloria, amiga, compañera del Taller de Cuentos y vecina, que de golpe me sugierió una batería de posibles propuestas. Y dos de ellos me parecen irresistibles y no se cual elegir, así que ofreceremos las dos opciones:
1. Lo que queda detrás de la escoba




La escoba representa el elemento con el que nos deshacems de lo indeseado. Elimina basuras, suciedad. Tiene la utilidad de limpiar barriendo o, dice San, alejando de nosotros lo que sea a escobazos.
¿Que queda tras ella?

2. Lo que esconden las palabras


Me parece que sobre esta propuesta no hace falta explicar nada. El título abre muchos campos que pueden ser explorados.

Pues, ahí van y como en los exámentes, podemos elegir la opción 1, la 2.
O, como ésto no es ningún examen, escribir sobre las dos o, más difícil todavía, hacer un refundido de ambas.
Un agradecimiento muy especial a San y a Cas, que me han ayudado a elaborar esta convocatoria.

Buscan tras las palabras                     Buscan tras la escoba
                                                                                                                         Yo
Cas
Liwk
Yo
Matices esta semana si tenemos el cuadro de "Matisse"

domingo, 7 de agosto de 2011

Convocatoria literaria: Este jueves ... a la playa

Vídeo: Chris Rea, on the beach, fabulosa canción.



Tema para este jueves: LA PLAYA

Pero .... cuestión previa. La semana pasada me encontré dirigiendo los jueves. Esta semana sigo y terminaré mi labor la proxima.


Yendo al tema de la semana, como el de la pasada era algo denso, creo que nos toca relajarnos un poco: vamos a la playa.

Playas atestadas o desiertas, paradisiacas o urbanas, de arena o de cantos ... Playas en que nace o muere el mar, por las que llega el sol o por las que se marcha.

Un tema de actualidad para los del hemisferio norte, de hecho algunos no escribirán el cuento porque lo están protagonizando. Y a los del hemisferio sur creo que tampoco les desagradará dar un paseo por la playa.

Y nos vamos a la playa todos estos:

Gus, el madrugador que elige donde poner la sombrilla
Inma, ¡que bien que vuelvas! con el cubo y la pala
Gastón, jugando con la pelota de Nivea.
Natalia, ondina que nada hacia el horizonte
Maru, conversando bajo la sombrilla
Gambetas, ¡que bien que vuelvas, cuanto tiempo!, saltando las olas
Cas, oteando el horizonte
Juan Carlos, haciendo un dique de arena
Primavera, tumbada al sol
San, con su flotador de patito
María José, observando a un tal Baldomero
Rosa, escuchando el sonido de las caracolas que tienen sonido
Neogéminis, proyectando el castillo de arena
Ceci, sintiendo la brisa
Mary, otra a la que echaba de menos, cabalgando en su caballo por la orilla.
Maat, "pintarrajeando su cuerpo serrano con crema de alta protección" (extraido del relato playero).