-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

lunes, 7 de noviembre de 2011

Petit mort


La propuesta para este jueves es la pequeña muerte.
Otras visiones del mismo asunto en el blog de Gus
Ahí va la mía:



¿Ella? Tendida. Aparentemente sin consciencia ni energía. Poco antes estábamos realizando la gran fiesta de la vida.

Contemplando con delectación a esa gran mujer que vivía su pequeña muerte me di cuenta que ese momento era el reflejo de la muerte absoluta de un pequeño y encantador ser de vida efímera.

Un ser que nació en el restaurante, durante la cena. Antes existía, como proyecto muy nítido en mi mente, más brumoso en la de ella. Nació exactamente cuando saqué la botella de vino rosado de aguja del cubo metálico lleno de hielos, para rellenar el vaso de ella. y nuestros ojos se encontraron en una mirada directa, buscando (y encontrando) complicidad.

La conversación se fue vistiendo de terciopelo para hacer desear el contacto, un contacto que se producía continua pero tímidamente, como una necesidad, con la insistencia de una adicción.

Y llegados a la intimidad del hogar, sin las trabas que impone el pudor, los cuerpos fueron acoplándose hasta la completa fusión que concluyó, dando lugar a la pequeña muerte de ella y a la muerte real de ese ser que iba directo al cielo de las buenas cópulas, esas que quedarán en el grato recuerdo de sus protagonistas.

Pasé mi mano por su mejilla, ella sonrió, la vida volvió a sus ojos, señal de una pequeña resurrección que festejamos con un beso, largo e intenso.

16 comentarios:

Gastón D. Avale dijo...

sin dudas, un beso eterno para el recuerdo! beso!

Neogeminis dijo...

..."al cielo de las buenas cópulas"...me encantó esa expresión" =)
Un abrazo!

Mari Carmen Polo dijo...

Un escrito conmovedor, Juan Carlos. Lo has descrito todo de una manera elegante y muy hermosa.

Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Juan Carlos, importan y mucho los prolegómenos para que la "pequeña muerte" resulte excelsa, un éxtasis adquirido y gozado a base de los íntimos juegos sin prisas.
Resucitó y ese beso la despertaba sonriente ante los ojos de él.

Destreza sutil, descripción poética que me lleva de la mano hasta la culminación del acto palabra por palabra, exquisito.
Besitos, espero verte, cruzo dedos.

Verónica Marsá dijo...

La sutileza es algo que tengo que leer dos veces. Eso de estar costumbrada a ir al grano me ha hecho perder la perspectiva de lo fino.

Releí y pensé, éste es Juan Carlos. Sus textos, en este estilo te leí por primera vez. Lo divertido es descubrir las personalidades después, es increíble.

Tomo nota para comentarte el sábado.
Abrazos.

Leonor Montañés Beltrán dijo...

Juan Carlos, esa caricia en la mejilla en el momento de la resurrección será un recuerdo imborrable. Preciosa puesta en escena. Se goza tanto en esos preliminares como llegado el momento.
Un beso.

CAS dijo...

Excelente crónica, de un encuentro anunciado. La caricia? el detalle más exquisito para poder resucitar.
un fuerte abrazo

Sindel dijo...

Delicado y bello texto. Una forma de decir todo sin necesidad de explicar tanto. Sutil y conmovedor. La caricia es la nota más hermosa y tierna del relato.
Te felicito.
Un abrazo

Matices dijo...

Complicidad... encierra tanto en este relato.

Besos

(convencida estaba de que dejé mi comentario, menos mal que he vuelto...)

Pepe dijo...

Me ha cautivado el nacimiento de ese nuevo ser. El juego amoroso, la atracción mutua, la necesidad de entrega, como un ser efímero que nace, con vida independiente de los actores que intervienen y que dulcemente muere cuando todo se ha culminado. Preciosa forma de enfocar la pequeña muerte que a todos nos convoca.
Un abrazo.

Atalanta dijo...

Que forma más bonita de practicar el sexo, por el mero hecho de dar y recibir placer.

Que forma más delicada, suave, tenue, vaporosa, sutil de narrar el acto; bravo Juan Carlos.

Eso de que te mire un varón con deleite, me ha llegado a lo más hondo.

Besos “sensuales”

Carmen Andújar dijo...

Desde luego que es una pequeña muerte para luego volver a renacer, supongo que con un bien preliminar
Un abrazo

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

¡Que bonito!, Carlos, esa acaricia y ese mirar con deleite,después de esa gran fiesta de la vida, es precioso

Un beso

Lola

Maria Liberona dijo...

buen relato , me gusto... pequeña muerte y resurrección al mismo tiempo al hacer el amor...

San dijo...

La sutileza,la elegancia, el encanto del encuentro ,de la dulzura de esa tierna caricia, que pequeña o gran muerte Juan Carlos.
Mi abrazo amigo.

Susurros de Tinta dijo...

Precioso, tierno, dulce, intenso, sensual, y romántico, sobre todo romántico, mmmm, no conocía yo esta faceta tuya amigo mío, pero como no iba a habitar el romanticismo en un corazón inmenso como el tuyo???, miles de besosssssssssss