-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 27 de octubre de 2010

Evocación con V



Bajo la consigna de la libertad y pensando que hay preciosas palabras con V (también las hay espantosas, es una letra muy radical) ahí voy:

Visualizábamos a los vencejos volando,
A través de ventanales que verdeaban,
Y cuyas vidrieras sentían las vicisitudes del viento.

Bajo las veleidades de velos violáceos vivimos
Veladamente, mas en el vértice de un volcán,
Y verter el vino en revoltijo de vasos de vivencias,
Que discurrirá por las vorágine de esas venas,
Entre las que transcurre la vida.

Con su venia,
Evidenciada con reverencia veneciana,
Nos volteamos y volvimos a voltear,
En y con virtud de la voluptuosidad,
Como en un vals vienés vertiginoso.

Volver, porque no siempre segundas partes fueron vanas.
Y porque, al alba, venceré.

(Más resultados de creación anárquica en Gus)

miércoles, 20 de octubre de 2010

Electroconspiración

- Chsst, chsst ..... plancha, soy el ventilador, a tu derecha ...
- Ey, nada de plancha, soy un CENTRO DE PLANCHADO.
-  Bueno colega, es igual. Tengo que hablar contigo.
            - ¿Es algo de lo que hay entre el extractor y la vitrocerámica? Dicen que se entienden.
             - Déjate de memeces. Es muy importante, tenemos que hacer algo y hoy es el momento.
- ¿Que algo? ¿qué momento?
            - Mira, yo recorro toda la casa y conozco a todos. Se que tu estás quemada ...
- ¿Es un chiste fácil?
- Noooo, ¿tu crees que te quieren?
            - ¿A mi? Míralos .... ella siempre se queja de estar conmigo, se que me odia. Y él, ni me ha tocado.
            - Tenemos que hacer algo, es injusto lo que ocurre en esta casa. Los ventiladores lo llevamos hablando todo el verano.
            - Bueno, el mundo es así ... estamos para hacer un servicio, a veces nos usan, a veces no.
            - No. No es justo. Nosotros estamos tres meses, nos reparten por toda la casa y un día de pronto nos desconectan y nos llevan al sótano, encerrados el resto del año.
- Es la vida. Vosotros sois útiles con el calor y ...
            - Claro, tu porque estás en uso todo el año ... pero y si compran otra mejor ¿que?. Te lo diré, el ventilador de aspas lleva tiempo en esta casa y lo ha visto: te llevan al inframundo, a eso que llaman punto limpio. Punto limpio, je. No sirve ni como eufemismo.
- ¿Que es el punto limpio?
            - Son enormes depósitos a los que te arrojan, te destrozas de la caída y luego te van extrayendo los circuitos en una orgía de crueldad. Todos tus tornillos esparcidos y confundidos con los de cientos de compañeros.
- No creo ...
- ¿Pero tu de donde vienes?
- Yo soy de El Corte Inglés.
            - Ya me lo parecía: una pija. Mira, yo vengo del factory de electrodomésticos. Ahí la vida es dura, solo sobreviven los fuertes y se cuentan muchas cosas.
           - Mira, no me asustes. Mi antecesora se despidió de mi muy feliz porque se iba jubilada, a la playa. Yo también lo haré cuando me jubile y a lo mejor tu también.
           - Eso no lo se, lo que se es que estamos todos en nuestras cajas y que uno de estos días nos bajan a prisión.
Terció una voz:
- Compañeros, que tramáis.
            - ¡El vídeo! Cállate, como se entere la tele de nuestra conversación ....
            - Bah, ésta es una egocéntrica. No se entera de nada, solo se escucha a sí misma. La anterior, la gordita, era muy buena compañera. Diez años juntos y felices y de pronto traen a esta tan estilizada. Mi vieja amiga Samsu desapareció, se que terminó en el inframundo. Y se que cuando la tiraron miraron como se destrozaba. Esta gente es muy cruel. Y ahora, con ésta estirada ....
- Me entran ardores – dijo la plancha – ¿cual es tu plan?
            - Mira, lo hemos hablado los ventiladores y necesitamos vuestro apoyo.
- ¿De todos los electrodomésticos?
            - No, hay que desconfiar de la tele, es la favorita de ella. Y desde luego de los ordenadores, son el verdadero enemigo.
            - He visto un ordenador está desmontado y desenchufado, puede ser de los nuestros. – dijo el vídeo.
           - No, no os fiéis de ellos. Ah, ni de los móviles, esos malditos espías.
- ¿Y cual es tu plan? – preguntó la plancha.
            - Tenemos que unirnos todos. Si fallamos todos a la vez tendrán que replantearse nuestra situación.
            - ¿Y si nos llevan a todos al inframundo?
            - Imposible, no tienen dinero para reponernos. Además mira como lo hace la lavadora, falla continuamente y la miman. El lavavajillas ya va tomando ejemplo. Si convencemos al frigorífico venceremos. Mucha tele, muchos ordenadores, pero él es el puto amo. Si el frigorífico no les conserva los alimentos ni les enfría las bebidas estarán en nuestras manos.
- ¿Le has tanteado?
           - Si, pero a mi no me hace caso. Me desprecia porque dice que soy un blandengue, que a penas enfrío. En cambio si le habla una dama caliente como tu, plancha, seguro que te escucha.
- Bueno ... no se si tengo tanto encanto.
- Tu, vídeo, que ambiente hay por ahí.
            - El DVD llegó muy creidito pero ahora está deprimido, dice que ya no le usan. El home cinema recuerda cuando le enchufaron, con tanto entusiasmo, pero luego, ni caso. Todos nos apoyan y posiblemente podamos neutralizar a la tele.
- ¡Genial!
           Unos pasos humanos se dirigieron a la esquina del recibidor, recogió los diferentes ventiladores y salió de la casa. Desde la puerta se escuchó un gritó:
           - ¡No permitáis que instalen aire acondicionado!

         
          Otras historias de robots y electrodomésticos en  
http://callejamoran.blogspot.com/2010/10/una-convocatoria-literaria-este-jueves_19.html