-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

lunes, 1 de noviembre de 2010

Cazavampiros en Moratalaz

Dicen por ahí las malas lenguas que los blogs están muertos, que twitter y facebook los han enterrado, que ya a nadie le importa lo que aquí escribimos.
Propongo estas fechas señaladas para levantar nuestros blogs, sean vivos, muertos, o zombies bailones, y demostrar que aquí aún se cuecen muchas cosas interesantes, y si hace falta añadir a la olla algún ojo de sapo, mandrágora, y sangre de virgen nacida bajo la luna llena, sea. Ellos se lo han buscado.
Comienza el ....


Os convoco a todos, amigos, conocidos, amigos de amigos, blogueros en general. Cuéntanos tu historia para morirnos de miedo este largo fin de semana de todos los santos y fieles difuntos. Aquella que te contaba tu abuela, la del campamento, la que le gustaba susurrarte a tu hermano bajo las mantas para que te mearas en la cama. O invéntate una, que tú puedes. También vale esa leyenda urbana, eso que le paso a un amigo de tu primo el de Soria, aquello que una vez viste, o creíste ver, o oíste...
Zombies, calabazas, tumbas, arañas peludas, gatos negros, cuervos lanzando maldiciones...
Ya sabes, aquí estaremos, del sábado 30 al lunes 1, muriéndonos de miedo y de gusto con tus historias.
Y a ver si conseguimos el récord de blogs participantes.
ESTAIS TODOS CONVOCADOS
 Los relatos de quienes hemos recogido el guante, relleno con la mano putrefacta, estamos relacionados en
http://teresacameselle.blogspot.com/2010/10/comienza-el-halloblogween.html

                                          

Hola mamá. Soy Gonzalo, tu hijo ¿Me recuerdas? Por fin encontré un trabajo que me gusta, no lo adivinarás: soy cazavampiros.
Trabajo para una contrata del Ayuntamiento, localizando vampiros (uuuh) en Moratalaz.
Es muy complicado, especialmente porque hay una cantidad incontrolable de movimientos, miles de personas salen del distrito cada mañana y vuelven en la noche y a su vez, una gran cantidad de personas de fuera que vienen cada día. Entre ellos hay vampiros y yo tengo que localizarlos para evitar que sigan dañando a la gente.
Patrullamos por las calles, montamos en el metro y los autobuses, entramos en las tiendas y en los bares, hasta en las comunidades de vecinos.
Dejo la broma, no es lo que piensas, no busco personas que chupan sangre humana, de eso no hay en Madrid y si lo hubiera los perseguiría la policía. No, los malos no son monstruos, son gente como nosotros. Lo que cazo son vampiros emocionales.
¿Sabes que son? Pues gente que roba energía a los demás. Atraen a otras personas, especialmente a personas sensibles, se van acoplando a ellos, les envuelven en un mundo falso cambiando su percepción de la realidad. No es que sean malos, son inmaduros y egoístas que tratan de llenar sus carencias extrayéndola de sus víctimas. Les roban energía, salud, carisma, influencia y hasta dinero o sexo.
Es difícil reconocerles, a penas hay rasgos físicos identificadores, es más por sus gestos y sus miradas, pero lo fundamental es observar como se relacionan con otros. Al final provocamos relacionarnos con ellos y así ya definimos si lo son.
Cuando les diagnosticamos avisamos al SERVE (Servicio de Emergencia de Recogida de Vampiros Emocionales) que se los llevan, y si confirman el diagnóstico, les internan en un edficio que tenemos en la Sierra donde les someten a reciclaje psicológico.
Y ¿Sabes? He conocido a una compañera, también psicóloga, también cazavampiros y también en Moratalaz. Pensarás si puede ser tu nuera, la hija que nunca tuviste y bueno, ya veremos, creo que sí. Se llama Bea. Ya te contaré más de ella. No te la voy a presentar todavía, pero creo que Desde hace unos días vivimos juntos. Y no solo yo he encontrado pareja, Bea tiene un canario que ha congeniado muy bien con nuestra Lila.
Es mi hora de ir a trabajar, luego sigo. Ya te diré cuantos vampiros emocionales cazo. Tengo dos muy a punto.

*        *        *        *        *        *        *        *        *        *        *

El cuerpo estaba tumbado boca abajo, en un lugar poco cubierto por la iluminación de las farolas. Arrodillada sobre él supo que sus rudimentos en Medicina no servirían, aunque mantenía vida, ese hilillo de vida que dice el tópico, el chico estaba totalmente consumido. Gritó a las personas que se iban arremolinando a su alrededor que llamaran al SAMUR.
La furgoneta camuflada del SERVE aparcó en la acera del frente. El encargado bajó por la puerta de acompañante y supo que se trataba de Gonzalo. Iban a su encuentro para que les entregara un ejemplar que definía como terrible, dijo que él mismo estaba notando como le invadían esas sensaciones de agotamiento, de alineación. Le habían hecho esperar de más y sólo y ello parecía haber resultado fatal.
Antes de tener tiempo de cruzar la calle irrumpieron las escandalosas luces de la furgoneta del SAMUR. Situado en una segunda línea de curiosos pudo ver como el rostro de Gonzalo estaba irreconocible, ausente de la fuerza, la alegría y la energía que desbordaba. El personal sanitario no encontró heridas ni golpes y se llevaron lo que ya era un cadáver, convencidos de tener un caso de parada cardiorrespiratoria.
El encargado del SERVE no pudo volver a la furgoneta. Necesitaba perderse en la fría noche para liberar las lágrimas que embotaban sus ojos. Sabía que la visión del cadáver consumido no le iba a dejar en paz. Ni el recuerdo de las bromas que se hicieron pocas horas antes, cuando le entregó a aquella vampira.
Las escandalosas luces de la ambulancia le sacaron de su ensimismamiento. Observó como se llevaban otro cuerpo del que se certificaría una causa de defunción que enmascararía la verdad: era otra víctima más de los vampiros emocionales. Asesinos que hieren más  profundamente que los asesinos propiamente dichos.
Y que se cruzan en nuestras vidas con total impunidad.

16 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Cazavampiro emocionales, Carlos no darán abasto. Como dices son plaga y cuesta identificarles, a veces resultan muy encantadores/as, es más así te pillan, así poco a poco te chupan tu identidad y te dejan vacio. Moratalaz o el Poble Nou, lugares idóneos como el barrio del puerto en Ferrol o cerca de la Torre del Oro. Una plaga, una atrocidad que describes con tanta emoción, sensibilidad, horror...que incluso me he mirado al espejo preguntándome, alelada, si no seré una de elllos.
Muyyy bueno Carlos, besitooos y aplausos.

CAS dijo...

Los más peligrosos.... y de esos hay por todos lados...Los más seductores, eso es lo peor.Por qué será que siendo tan peligrosos, igual nos acercamos para que terminen por chuparnos toda la sangre?
Me gustó tu enfoque y la forma en que lo relataste.
un abrazo

Verónica Marsá dijo...

Pues, como dice Natàlia, no van a dar abasto. Pueden pasar por la Universidad de Castellón y allí harán una masacre. Es la sede de los vampiros y VAMPIRAS "chupa de todo" por excelencia de este país, bueno no sé si antes o depués de la banca nacional, aunque esos te absorven otro tipo de sangre más lucrativa...

Un abrazo, compañero! Enhorabuena por el texto, muy bueno. Bravo!

Juan Carlos dijo...

Muchas gracias por los comentarios.
NATALIA, sin conocerte en persoa no me pega nada que lo puedas ser.
CAS, estoy tratando de investigar el asunto, tanto sobre tratados como hablando con afectados y parece que su éxito se debe a que son poderosos seductores y tan tenaces como sea preciso.

Y según lo pienso más creo necesario que se ponga en marcha el SERVE. Eso que yo tengo suerte, debo tener esencia de ajo emocional o algo así, porque no se me pegan.
Muchos besos y una pregunta ¿Se ven las fotos?

Juan Carlos dijo...

VERONICA, nos hemos cruzado. Que si, que votaré en las elecciones al partido qe proponga montar el servicio de recogida de vampiros emocionales.
Tienes razón, los vampiros financieros también son culpables de empeorar nuestra calidad de vida.
Un abrazo, compañera.

Princesa115 dijo...

Los hay a millares y como dices, no son reconocibles...poco a poco se van instalando en tu vida sin apenas darte cuenta y al final te absorben completamente y dejas de ser tu misma.
Se encuentran en los sitios menos insospechados, vamos en cualquier lugar del planeta y se muestran muy alagadores y buenas personas. Además saben captar a sus víctimas mejor que nadie.

Me gustó mucho el tema que has tratado.
Ahhh dime como puedo localicar ese centro, SERVE.

Besitos!!! y cuidadín

XoseAntón dijo...

Jajaja, parece que todos coincidimos; como dice Natàlia, no daran abasto. Buen miedo para estas fechas.

Saludos

Pepe dijo...

Vampiros emocionales... no se me habría ocurrido, pero si, claro que sí, haberlos al igual que las meigas hailos y no pocos. No es malo que exista un servicio de recogida de esos seres cautivadores, seductores que te vacían y te secan el alma.
Un abrazo.

Teresa Cameselle. dijo...

Ingenioso relato, y lo peor es lo cerca que está de la realidad. Habrá que ir proponiendo ir creando esas unidades especiales, y mientras tanto estar muy atentos con los... vampiros.
Gracias por participar.

Juan Carlos dijo...

Gracias Princesa. Estoy tratando de localizar el teléfono del SERVE, pero las operadoras de telefónica me miran raro (no me ven, ni las veo, pero sé que me miran raro).
XOSE ANTON: Benvindo. Es verdad, me encanta la idea de un servicio de retirada de vampiros emocionales,
PEPE: Pues investigando un poco resulta que el asunto estña estudiado. Hay un tratado de un tal Albert J. Bernstein que estudia el asunto y lo más curioso es que leyendo lo que dice confirma lo que me cuentan de esa clase de seres.
TERESA: Gracias a tí por tu propuesta. Es estupenda aunque nos hayas hecho currar en pleno puente.
A todos, un muy amistoso abrazo.

Medea dijo...

Muy bueno tu relato...me he quedado con la cosa de que la tal Bea esa...con eso de que no hay signos identificativos externos...
Yo personalmente en estos creo más que en los chupasangres propiamente dicho .Me ha gustado, me quedaré un rato y te seguiré visitando .Un besillo

Juan Carlos dijo...

Hola Medea, que duro es esto. Aún estoy leyendo los escritos del Hallblogween y ya nos pides otro relato.
Gracias por tu visita, nos seguimos leyendo. Un beso.

gustavo dijo...

me conto una amistad que una su amiga le habia robado la personaidad o que se habia hecho con su personalidad...tal hecho consistio en que en un principio se dedico a vestir como ella, despues a moverse como ella,,luego intento acercarse a sus amistades...para al instante ir a por su marido...no me conto nunca el final de la historia, pero he de decir que esa tipa era un espeimen claro de vampira emocional...seguro,
saludazossss.

Juan Carlos dijo...

Bueno Gus, eso me parece que es más que vampirismo emocional, eso es ya vampirismo tangible, vampirismo material.
Si te cuento, me lo estoy pasando como un enano investigando el asunto; estoy reconociendo comportamientos de vampirismo emocional y comantándolos con víctimas o resistentes de esos vampirismos.
Saludos amigo.

Brubaker dijo...

Un relato muy ingenioso para tratar una realidad que no se puede esconder. Hoy hablamos de vampiros emocionales como ficción, pero seguro que si reflexionamos sobre ello encontraremos más de un individuo con dicho perfil.
Para mi que existen hasta otros entes más etéreos que se comportan como vampiros emocionales. El dinero y el poder son dos de ellos. Podemos observar como un individuo expuesto a ellos sufre una abducción y se transforma en una persona distinta con distintos objetivos con respecto a sus congéneres. También hay vampiros emocionales que se mimetizan entre la gente a los que llamamos agentes comerciales o políticos que nos absorben las ideas propias para implantarnos unas ideas y unas necesidades etéreas que nos dejaran bajo su control.
En fin, tu relato metafórico no está muy lejos de la realidad. Harían mucha falta estos cazavampiros en nuestra sociedad que sepan identificar a estos vampiros emocionales.

Juan Carlos dijo...

Hola Brubaker, que eso, los vampiros emocionales están estudiados y sería un buen servicio público quitarles del medio. Mejoraría la calidad de vida de quienes quedásemos.
Los otros vampiros, terror. Que serían, vampiros ideológicos? Anda que no hay. Y tampoco estaría mal quitarles de la circulación.
Un abrazo amigo.