-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 20 de octubre de 2010

Electroconspiración

- Chsst, chsst ..... plancha, soy el ventilador, a tu derecha ...
- Ey, nada de plancha, soy un CENTRO DE PLANCHADO.
-  Bueno colega, es igual. Tengo que hablar contigo.
            - ¿Es algo de lo que hay entre el extractor y la vitrocerámica? Dicen que se entienden.
             - Déjate de memeces. Es muy importante, tenemos que hacer algo y hoy es el momento.
- ¿Que algo? ¿qué momento?
            - Mira, yo recorro toda la casa y conozco a todos. Se que tu estás quemada ...
- ¿Es un chiste fácil?
- Noooo, ¿tu crees que te quieren?
            - ¿A mi? Míralos .... ella siempre se queja de estar conmigo, se que me odia. Y él, ni me ha tocado.
            - Tenemos que hacer algo, es injusto lo que ocurre en esta casa. Los ventiladores lo llevamos hablando todo el verano.
            - Bueno, el mundo es así ... estamos para hacer un servicio, a veces nos usan, a veces no.
            - No. No es justo. Nosotros estamos tres meses, nos reparten por toda la casa y un día de pronto nos desconectan y nos llevan al sótano, encerrados el resto del año.
- Es la vida. Vosotros sois útiles con el calor y ...
            - Claro, tu porque estás en uso todo el año ... pero y si compran otra mejor ¿que?. Te lo diré, el ventilador de aspas lleva tiempo en esta casa y lo ha visto: te llevan al inframundo, a eso que llaman punto limpio. Punto limpio, je. No sirve ni como eufemismo.
- ¿Que es el punto limpio?
            - Son enormes depósitos a los que te arrojan, te destrozas de la caída y luego te van extrayendo los circuitos en una orgía de crueldad. Todos tus tornillos esparcidos y confundidos con los de cientos de compañeros.
- No creo ...
- ¿Pero tu de donde vienes?
- Yo soy de El Corte Inglés.
            - Ya me lo parecía: una pija. Mira, yo vengo del factory de electrodomésticos. Ahí la vida es dura, solo sobreviven los fuertes y se cuentan muchas cosas.
           - Mira, no me asustes. Mi antecesora se despidió de mi muy feliz porque se iba jubilada, a la playa. Yo también lo haré cuando me jubile y a lo mejor tu también.
           - Eso no lo se, lo que se es que estamos todos en nuestras cajas y que uno de estos días nos bajan a prisión.
Terció una voz:
- Compañeros, que tramáis.
            - ¡El vídeo! Cállate, como se entere la tele de nuestra conversación ....
            - Bah, ésta es una egocéntrica. No se entera de nada, solo se escucha a sí misma. La anterior, la gordita, era muy buena compañera. Diez años juntos y felices y de pronto traen a esta tan estilizada. Mi vieja amiga Samsu desapareció, se que terminó en el inframundo. Y se que cuando la tiraron miraron como se destrozaba. Esta gente es muy cruel. Y ahora, con ésta estirada ....
- Me entran ardores – dijo la plancha – ¿cual es tu plan?
            - Mira, lo hemos hablado los ventiladores y necesitamos vuestro apoyo.
- ¿De todos los electrodomésticos?
            - No, hay que desconfiar de la tele, es la favorita de ella. Y desde luego de los ordenadores, son el verdadero enemigo.
            - He visto un ordenador está desmontado y desenchufado, puede ser de los nuestros. – dijo el vídeo.
           - No, no os fiéis de ellos. Ah, ni de los móviles, esos malditos espías.
- ¿Y cual es tu plan? – preguntó la plancha.
            - Tenemos que unirnos todos. Si fallamos todos a la vez tendrán que replantearse nuestra situación.
            - ¿Y si nos llevan a todos al inframundo?
            - Imposible, no tienen dinero para reponernos. Además mira como lo hace la lavadora, falla continuamente y la miman. El lavavajillas ya va tomando ejemplo. Si convencemos al frigorífico venceremos. Mucha tele, muchos ordenadores, pero él es el puto amo. Si el frigorífico no les conserva los alimentos ni les enfría las bebidas estarán en nuestras manos.
- ¿Le has tanteado?
           - Si, pero a mi no me hace caso. Me desprecia porque dice que soy un blandengue, que a penas enfrío. En cambio si le habla una dama caliente como tu, plancha, seguro que te escucha.
- Bueno ... no se si tengo tanto encanto.
- Tu, vídeo, que ambiente hay por ahí.
            - El DVD llegó muy creidito pero ahora está deprimido, dice que ya no le usan. El home cinema recuerda cuando le enchufaron, con tanto entusiasmo, pero luego, ni caso. Todos nos apoyan y posiblemente podamos neutralizar a la tele.
- ¡Genial!
           Unos pasos humanos se dirigieron a la esquina del recibidor, recogió los diferentes ventiladores y salió de la casa. Desde la puerta se escuchó un gritó:
           - ¡No permitáis que instalen aire acondicionado!

         
          Otras historias de robots y electrodomésticos en  
http://callejamoran.blogspot.com/2010/10/una-convocatoria-literaria-este-jueves_19.html

20 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

JUAN CARLOS, supongo que esto es un relato de robótica, me queda claro que es juevero.

La verdad amigo, me he sentido plancha, vitro, televisor, ventilador, vídeo, nevera...Electrodomésticos del mundo !unios!Me sale del alma solidaria. Pobrecillos, y encima existe eso del aire acondicionado, vamos que calienta y ventila !una crueldad!
Genial de arriba abajo, letra por letra, te felicito, eres capaz de dar vida y sentimientos a un simple exprimidor ¿Me estará oyendo el que tengo en casa? Besitos.

alfredo dijo...

La revelión de las Máquinas, para si la hubiera querido Ortega y Gasset.

Tan razonada, argumentada, seleccionada y clandestina, como las buenas revoluciones... ¡Si Señor!

Amenos diálogos y... muy humanos

Abrazos

LUNA dijo...

Una historia muy ingeniosa!!! Con unos golpes graciosísimos. La pija del Corte Inglés, el Punto Limpio...no ha faltado detalle.

Además te has ingeniado muy bien la preocupación de cada uno...
Me ha gustado mucho, mucho.
Un besito, amigo

Verónica Marsá dijo...

Alfredo! ME HAS BIRLADO EL COMENTARIO!

Eso pensaba yo, en la Reberión de los electrodomécticos!!

La risa que me ha dado con la alta alcurnia del Corte Inglés! Y los comprados en Lidl o Dia??? Los proletarios! Y los adquiridos de segunda mano????

Qué bueno.

Un abrazo, compañero!

Juan Carlos dijo...

A penas publiqué esto y el microondas decidió encender la luz, hacer ruido y dar vueltas !pero no calentar la comida¡. Mi mujer dice que les he dado la idea.
Natàlia, ese comentario de tu parte me colma.
Alfredo, La revolución de las máquinas, como verás, ha comenzado de verdad en esta casa.
Luna: muchas gracias, me encaanta que te haya gustado
Verónica, de los proles ya hablo, del factory de electrodomésticos, que es donde suelo comprar. Es una tienda para electros con taras, en la carretera de Andalucía
Abrazos y/o besos a tod@s.
Y agradecimiento enorme.

Carmen Andújar dijo...

¡Qué pena! todos somos un poco utilizados y ellos también, cuando se hacen viejos, anda a la basura; pero es que da tanta envidia los nuevos electrodomésticos que a veces caes en la tentación.
Original relato
Un saludo

CAS dijo...

La verdad... GENIAL!!! Esto ha tenido vida, lucha por la supervivencia, toques de erotismo, en fin da para una superproducción de Pixar. Si lo propones, yo te apoyo y te recomiendo (de mucho no servirá, pero bueno, un poco de solidaridad no viene mal, verdad? jajaja)
Excelente.
un abrazo.

Teresa Cameselle. dijo...

Genial, me ha encantado. Diálogos ágiles y llenos de chispa (valga la redundancia, tratándose de electrodomésticos). Me ha recordado a la grandísima Toy Story.

Juan Carlos dijo...

Gracias Carmen, si, los electrodomésticos deben estar hartos de nuestro capricho.
Gracias Cas, si toma el guión Pixar me ayudas, ¿verdad?
Teresa, más que en Toy Story me ha inspirado un monólogo de Pepe Rubianes en que hablaban las tapas de un bar ... no se si lo conoces, es muy bueno.
Besos.

Princesa115 dijo...

Encantador diálogo entre esos electrodomésticos que tanta falta nos hacen, pero que cuando ya no sirven los reemplazamos y se acabó lo que se daba.
Me hizo reír lo de la pija del Corte Ingles, jajaaj.
Hasta para los electrodomésticos hay clases, jajaj.
Me alegro de volver a este rincón tuyo y haberme reido un rato, falta hace verdad?

Besitos!!!

Ahhh, gracias por tus palabras de ánimo

Medea dijo...

BU-E-NI-SI-MO,jajaja me he reído mucho con tu relato, jajaja es que lo clavas, ¿fuiste ventilador o video en tu otra vida? de verdad que es genial. Tus diálogos tienen mucha chispa, acumulamos unos cuantos en el trastero, sobre todo en un tiempo los jubilábamos y a la playa. Ahora ya no tenemos casa en la playa y terminas despeñándolos en el contenedor oportuno del punto limpio.Un besillo

gustavo dijo...

juan carlos...
la historia es genial...llevada de puta madre...pero...pero...quieromdestacar por encima d etodo EL DIALOGO... no recuerdo...bueno, en los jueves es un arte que muy poca genta practica...¡sera por que no lo dominamos bien?...me inclino por esta posibilidad...asi las cosas, veo que me has dejado un dialogo de lujo...y es eso lo que destaco y muy ampliamente...
saludazos, juan carlos.

gustavo dijo...

juan carlos...
la historia es genial...llevada de puta madre...pero...pero...quieromdestacar por encima d etodo EL DIALOGO... no recuerdo...bueno, en los jueves es un arte que muy poca genta practica...¡sera por que no lo dominamos bien?...me inclino por esta posibilidad...asi las cosas, veo que me has dejado un dialogo de lujo...y es eso lo que destaco y muy ampliamente...
saludazos, juan carlos.

maria jose moreno dijo...

Este relato me ha recordado a "La rebelión en la granja" pero con los aparatos. Todos contra una causa común...jajaja. Lo he pasado genial leyéndote.
Un beso

Juan Carlos dijo...

Buenas noches Princesa, gracias a ti.
Medea, no fui ventilador, pero trengo varios a punto de bajar al trastero y uno de ellos me lo ha contado todo (el más pequeño y nuevo).
Besos a las tres.

Juan Carlos dijo...

Muchas gracias Gus, tu comentario es muy valioso, más viniendo de ti.
Hace un año no me atrevía con diálogos, creo que todo es echarle morro. En el taller de cuentos al que voy nos encargaron leer a Salinger y luego escribir diálogos y ahí tuve que espabilar ...
Insisto en el agradecimiento.

Juan Carlos dijo...

María José, muchas gracias también. Me alegra que te haya divertido, esa era la intención. A ver si volvemos a la risoterapia, tengo material preparado. Un beso.

mar dijo...

Que bueno Juan Carlos!
Realmente fantástico tu jueves, una rebelión en toda regla y la verdad es que razón no les falta, habrá que intentar tener contentos a todos en casa no sea que se compinchen y a ver que hacemos
Un beso de Mar

Teresa Cameselle. dijo...

Gracias por tus palabras en mi blog y por el ofrecimiento, mi estudiante ya empieza a conocer gente y sentirse cómodo en el campus, cualquier cosa que necesitara te digo.

Y otra cosita:

ESTAS CONVOCADO AL ...

HALLOBLOGWEEN

Juan Carlos dijo...

Muchas gracias Mar. De verdad que en casa ha empezado, el microondas sigue su rebelión, de momento (cruzo los dedos) en solitario.
Teresa, me apunto a lo del HALLOBLOGWEEN.
Besos