-

-

¡Felices Navidades!

¡Felices Navidades!

miércoles, 31 de octubre de 2018

Relatos sobre criaturas malignas.


Este jueves, bajo la inspiración (confío que nunca bajo el influjo) de criaturas malignas, escriben los siguientes compañeros:



1. Gustavo


domingo, 28 de octubre de 2018

Convocatoria literaria para el 1 de noviembre de 2018.


Resultado de imagen de criaturas malignas mitologia



CRIATURAS MALIGNAS


Esta semana me corresponde recoger la antorcha juevera de manos de Mónica y mantenerla una semana más hasta que llegue el momento de entregársela a Mag.

Y aunque he barajado varias ideas como temas de convocatoria, tratándose de la que se desarrollará el jueves 1 de noviembre, día de los santos, los difuntos, el halloween o la castañada, no soy capaz de abstraerme al tema del día.

Por eso os propongo relatar lo que se os ocurra sobre criaturas malignas, sean humanas, o no, o a medias, o lo que se os ocurra, lo que sea siempre que aparezcan criaturas malignas.

Os espero este jueves.

martes, 9 de octubre de 2018

Este jueves de otoño escribimos sobre el final del verano.



El verano se va, con el sol, allá, a lo lejos, hacia el horizonte y más, mucho más allá.
El sol volverá en unas horas, el verano no, tardará mucho en volver, muchas horas de clase, de aburrimiento, de viajes en metro, de fiesta… de todo eso que no es verano, de todo eso que es estar separados.
Si te fijas en la foto se les puede ver, aprovechando las últimas luces del verano porque el otoño les llevará de vuelta a su sitio. Y el sitio de cada uno está muy alejado del sitio del otro, aunque ambos comprenden que el lugar al que pertenecen es aquel en el que están juntos.

Por eso apuran los últimos instantes de ese sol en retirada para mantenerse unidos, tan unidos por su cuerpo como lo están por sus sentimientos.




El sol ya se fue. Una luna ecléctica domina el cielo y ellos aprovechan la confusión para arrebatar esa noche al cruel otoño y fundir sus cuerpos una vez más, una última vez, al menos hasta que se cumpla alguna de las quiméricas promesas que se han hecho, al menos, en el peor de los casos, hasta que vuelva el verano.
Si te fijas mucho tal vez puedas verlos. Yo no puedo, pero me cuentan que entre los rugidos del mar se pueden escuchar gemidos apasionados y desesperadas promesas de unión eterna.


-    o    -    o    -    o    -


Este relato pertenece a la convocatoria realizada por Molí del Canyer en la convocatoria literaria del jueves 11 de octubre de 2018. Los otros relatos escritos bajo la misma propuesta se pueden encontrar desde este blog.

Las fotos son de cosecha propia, la primera en la Albufera y la segunda en la playa de Cullera, ambas en Valencia.

domingo, 7 de octubre de 2018

Cierre de la convocatoria de relatos sobre ritos iniciáticos






Termina la semana y hemos podido disfrutar de diecisiete relatos inspirados en la convocatoria.

Ocho de los relatos nos han hablado del ritual de la unión de una pareja, fueran matrimonios o rituales sobre la primera unión entre ambos, basados en sentimientos o en procedimientos que me parecen bastante más adecuado que los que se vienen empleando, relatos recreando la unión entre hombres y mujeres. Otros nos han contado divertidas aunque poco higiénicas costumbres prenupciales o ritos para lograr el enamoramiento y también se nos ha contado el fina de una unión que no resultó como se esperaba cuando se produjo.



Hemos tenido cuatro relatos de inicios que se producen en la adolescencia, el primer pantalón largo, la unión a una colla (pandilla para nosotros), de una primera menstruación y otro en que nos cuentan, ya desde fuera, el inicio en una secta.

Hay dos que coinciden en los inicios a una comunión con la naturaleza, aunque con diferente tono, uno más voluptuosamente amazónico y otro más consuetudinariamente castellano.

Otros dos nos han acercado a mundos desconocidos, uno sobre la conversión en una guerrera neogótica y otro sobre el reingreso en la categoría de guardián interior.

Y finalmente hemos disfrutado de una estupenda metáfora entre la creación y el reparto de golosinas en un bautizo.

Me he quedado como imagen inicial con la propuesta por Pitt Tristán, en su estupendo relato sobre el rito con el que se celebraría la primera menstruación, pero también quiero recoger la de Magade Omar sobre la primera unión entre hombre y mujer y cierro con otra que me ha gustado mucho, como es la propuesta por Charo donde vemos el exterior del pozo en cuyo interior el novio se gana el derecho a unirse con una chica del pueblo.

Muchas gracias a todos por participar, he disfrutado cada uno de los relatos que aquí sintetizo para no extenderme demasiado. Nos leemos relatando el final del verano (para los norteños), en el Molí del Canyer.

domingo, 30 de septiembre de 2018

Convocatoria literaria, este jueves hablemos de ritos iniciáticos.




Me toca dirigir la convocatoria literaria para el jueves día 4 de octubre y, dado que la semana pasada estuve en el bautizo de una preciosa niña llamada Olivia, os propongo hablar de ritos iniciáticos.

Una práctica habitual de todos los grupos sociales es organizar una ceremonia para recibir a sus nuevos miembros. En nuestra sociedad ese rito es el bautizo, pero hay diferentes maneras de hacerlo en muchos otros ámbitos.

Por ello os propongo escribir sobre ello, bien sobre alguna historia que suceda en una ceremonia de esta clase, relatando alguna ceremonia que conozcáis o, mejor aún, inventando un nuevo ritual para acoger a nuevos miembros.

Y tal vez la podamos aplicar para quienes quieran comenzar a participar en los jueves literarios (esto último es, por supuesto, broma, los jueves deben seguir siendo libres).


Quienes queráis participar seréis bien acogidos en esta casa.

NOTA: Imagen tomada de www.sitioshistoricos.com de la pila bautismal más bonita que he visto, enla Basílica de Santa María y San Donato, en Murano, Venecia.

jueves, 19 de julio de 2018

Kothbiro


Esta semana se estrena como coordinadora juevera Dafne Sinedie, y en este enlace se pueden leer los relatos escritos bajo su propuesta, que es hablar del lenguaje de la música, contando lo que nos sugiere una canción cuya letra no comprendemos.

En uno de los álbumes de la editorial Putumayo, titulado música de las tierras del café, descubrí este tema hipnótico, introspectivo, llamado Kothbiro y compuesto e interpretado  en swahili (creo) por el keniano Ayub Ogada que luego he escuchado en la inauguración de los últimos Juegos Olímpicos y me he enterado que forma parte de la BSO de El jardinero fiel.





Seguramente influido porque el nombre del álbum, imaginé que la canción nos hablaba de esa gente que está condenada a trabajar su tierra, cuando el posesivo no refleja que el hombre sea propietario de la tierra, sin lo contrario, que el hombre es propiedad de una tierra.
Porque esa tierra es propiedad de personas que vienen de otras tierras, a las que llevan los réditos del trabajo que realizan quienes sí pertenecen a ésta.
Y que trabajan bajo un cielo sin tamiz, soportando el impacto de los rayos que lanza un sol a veces desquiciado, aguantando vientos, recibiendo lluvias, igual que hace esa tierra cuyos frutos recogen a cambio de una remuneración que les valdrá para sobrevivir un día tras otro, tener unos hijos que recogeran esos mismos frutos a cambio de remuneraciones que les valgan para sobrevivir y siempre cantando sus penas  y dando en sus canciones un acento especial cuando toque decir la palabra kothbiro.
La semana pasada, tras escuchar una vez más la canción, se me ocurrió buscar la traducción de esta canción. Empecé a leerla y… ¡rayos! Lo que leía tenía una música muy diferente a la de Ayub Ogada… era otra, compuesta por el uruguayo Jorge Drexler, ese querido cantautor que no me extraña haya querido acercar ese precioso poema de su colega keniano.





jueves, 5 de julio de 2018

Un jueves independentista





Esta semana Dorotea propone hablarnos de independencia y, en tiempo de mundial, la inspiración me llegó viendo el partido Inglaterra-Colombia el pasado lunes. El final del partido, porque no suelo ver más que los finales de los partidos de eliminatoria, que es cuando hay emoción.
Además esta semana en Cinco Palabras la propuesta viene del futbolista uruguayo Luis Suárez, por lo que, sumando ambas convocatorias, mi relato es el siguiente.






Le habían ordenado actuar con rapidez para marcar y ganar inmediatamente, pero eso contrariaba su AMBICIÓN.
Llevaba tiempo demostrado su HUMILDAD, quedaban atrás muchos años de SACRIFICIO para intentar GANAR en EQUIPO, y ante él tenía una ocasión de triunfar que tal vez nunca volviera a tener.
Entonces decidió independizarse de su equipo, de su patria, ralentizando el juego para que el partido se definiera por penalties, ese decisivo momento en que el portero se convierte en un héroe.
Y así fue.
Él no paró ningún penalty, pero su compañero del equipo contrario paró dos y salió a hombros.



Otros relatos escritos bajo la misma premisa, aquí, en lazos y raíces

jueves, 28 de junio de 2018

Jueves de quema de libros


QUEMA DE LIBROS

Inma nos propone esta semana tratar sobre la quema de libros y a continuación viene mi relato. Los otros escritos con la misma premisa se pueden leer siguiendo este enlace.

En este año de 2050 soy terriblemente viejo. Espero la muerte, pero se ve que esta no me encuentra. No es nada especial, es sencillamente que siento que ya no tengo sitio en este mundo y sé que, como afortunadamente la única parte de mi cuerpo que no me falla es la memoria, conmigo se van a ir muchos recuerdos que esta sociedad acelerada y alocada va dejando atrás.
Recuerdo que en mi juventud valorábamos la cultura. Nuestros mayores lucharon por la libertad, insistiendo en el aspecto cultural, en cualquiera de sus ámbitos, a la que deberíamos acceder sin prohibiciones ni restricciones.
Entonces llegó mi tiempo y estaba convencido de que nuestro mundo estaba mejorando y que mi humildísima aportación serviría para esa labor. Llegamos a poder encontrar cualquier libro, cualquier película, cualquier música, acceder a imágenes de cualquier cuadro, escultura, expresión artística de las culturas más alejadas o minoritarias y todo ello con el mayor respeto a cada una de ellas.
No sé que pasó, la sociedad recibía toda esa oferta y la despreciaba, al punto de tratar como basura lo que nos había parecido arte.
Las bibliotecas espurgaban sus estanterías, las pinacotecas sus paredes, dejando muchas obras de su catálogo en oscuras bodegas para empolvarse, estropearse y terminar inutilizables.
Incluso en aquellas redes informáticas en las que se habían colgado toda aquella información fue cada vez más difícil de acceder a ella. Esas redes se habían convertido en un eficacísimo modo de trasmitir una propaganda que nunca invitaba a desarrollar la personalidad de cada cual, sino a todo lo contrario.
Entonces me sentí viejo. Un viejo que contaba libros, describía imágenes que a los jóvenes les resultaban monsergas. Me escuchaban mis hijos, más por cariño que por interés y me escucharon mis nietos hasta que la adolescencia les condujo su curiosidad hacia otros derroteros.
Seguí sintiéndome cada vez más viejo, perdiendo a quienes compartían conmigo aquel conocimiento, bien por defunción, bien porque sus recuerdos van quedando encerrados en una memoria en descomposición.
En este año 2050 soy terriblemente viejo, como lo es el mundo que amé.

jueves, 24 de mayo de 2018

Relatos sobre un premio

Aquí aparecen relacionados los relatos escritos bjo la premisa del premio con enlace al blog en que se alojan:












                                     




Imagen relacionada     Carmen            
                 
  Resultado de imagen de premio cine Sylvia
  Resultado de imagen de premio tamaño








Fabián

 





 


 Gus








 San









 Moli del Canyer






Campirela


 




         Mujer virtual 
 Sakkarah






 Myriam






          Tracy